¡Qué pinche pena!

26Sep09

verguenza

Hace como 2 o 3 años, unos weyes se pusieron a hacerla de pedo en mi pueblo (Oaxaca), un grupo que se autodenominaba Asamblea Popular de los pueblos de Oaxaca (valga la redundancia), estos weyes se creían héroes y todo les afectaba, y según se organizaron para “defender al pueblo y apoyar a los maestros”, pero al final se convirtieron en una bola de vándalos que nadamas aprovechaban las manifestaciones para saquear y hacer su desmadre.

Bueno, la cuestión es que el gobierno (luego de casi 1 año) tuvo que meter a la policía federal para calmar el pedo, porque ya se estaba poniendo cañón, y luego de una semana de madrazos el pedo se calmó.

Pero obviamente la gente seguía “Paniqueada” (frase chilanga), con miedo y siempre como que en estado de alerta ante cualquier revuelta, cosa que era muy lógica luego del tiempo que estuvo en guerra Oaxaca.

Ok, luego de este breve repaso por la historia política y social de mi pueblo, paso al punto del asunto (la parte chistosa):

1 mes después de todo este desmadrito que les cuento, la ciudad ya estaba más o menos tranquila al igual que la gente, y recuerdo que era un viernes (un poco lluvioso), eran como a eso de las 8 Pm y mi papá me habló por teléfono para ir a comprar algunas cosas (no recuerdo que), y ya de regreso camino a la casa pasamos por un puesto de tacos en la carretera, donde él me invitó a cenar (no soy muy dado a comer cosas en la calle, pero los tacos de perro con polvo y miles de bacterias son obligatorios para todo cabrón que se digne de ser mexicano).

Total que llegamos y pedí 2 órdenes de tacos de tripa (que naco!!) y el no sé cuantos pero supongo que más que yo, total que estábamos esperando que el taquero gordo sudoroso y nada higiénico terminara de prepararlos cuando llega la estrella principal de este cuento.

Un ruco como de 50 y tantos años, con una señora como de 40 y algo, y dos niños (una niña y un niño) de 10 y 7 correspondientemente (*soy una verga adivinando edades).

Se acercan los 4 al deprimente puesto blanco humeante para pedir sus órdenes de tacos respectivamente, mientras cada uno de los weyes que ahí se encontraban comiendo estaban en su pedo sin dirigirse la mirada entre sí, hasta que todo dio un giro inesperado.

Yo ya había terminado la primera orden y la mitad de la otra (ya no quería más), y el señor que apenas había llegado aún no recibía sus tacos, ni nadie de su familiar, cuando en eso se escucha a lo lejos algo como un chiflidito..

biiiubiiiubiiubiiu (efecto de cohete de pueblo) y luego POOOOM!!! (Sí, era un cohete de pueblo).

Y a menos de una milésima de haber escuchado la explosión, el señor ya tenía pecho tierra a sus 2 hijos mientras le exigía a su esposa y a todos los presentes que se tiraran al suelo, con frases como:

están tirando balazos, agáchense, son disparos, vienen de ese lado (mientras señalaba el lugar de la explosión).”

Sus hijos le siguieron la corriente, y la esposa (muy a la de a huevo) se tiró y le hacía señas con la cara como diciéndole (viejo la estas cagando, no mames, que puta pena) o al menos eso pude interpretar yo.

Total que, a los 20 segundos del primer cohete (cuete o como se diga), se escuchó otra explosión (de otro cohete) con lo cual el señor se fue arrastrando pecho tierra al más puro estilo del army de estados unidos peleando en Irak, y lentamente se subió al igual que sus hijos y su esposa a su coche y se fueron prácticamente a chingar a su madre y se perdieron entre la neblina y los murmullos de la gente que no lo bajaban de pendejo.

Total que, luego de 10 segundos de silencio y shock entre los que presenciamos tal acto de pendejez, se soltó al unísono una carcajada tamaño “no mames que pendejo”, y el taquero se norteo y a huevo que no pagamos ni madres.

Moraleja amables lectores: pinches tacos sin guacamole saben feos*

Anuncios


2 Responses to “¡Qué pinche pena!”

  1. 1 Sir®

    Cita: “Total que, a los 20 segundos del primer cohete (cuete o como se diga), se escuchó otra explosión (de otro cohete) con lo cual el señor se fue arrastrando pecho tierra al más puro estilo del army de estados unidos peleando en Irak, y lentamente se subió al igual que sus hijos y su esposa a su coche y se fueron prácticamente a chingar a su madre y se perdieron entre la neblina y los murmullos de la gente que no lo bajaban de pendejo”

    Cuete. Fuego de artificio que consta de un canuto resistente cargado de pólvora y adherido al extremo de una varilla ligera. Encendida la mecha que va en la parte inferior del canuto, la reacción que producen los gases expulsados le imprime un rápido movimiento hacia la altura donde estalla con fuerte estampido.

    Cohete m. Artefacto que se mueve en el espacio por propulsión a chorro y que se puede emplear como arma de guerra o como instrumento de investigación científica.

    P.D. Espero te sirva man…


  1. 1 Twitter Trackbacks for ¡Qué pinche pena! « Blue: / Mi pinche mundo [srblue.wordpress.com] on Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: