Mi primo el chingón

07Feb10

mi primo se parecía a este wey, pero mas gordo y hablador
mi primo se parecía a este wey, pero más gordo y hablador

Hace algunos años me fui a vivir a Estados Unidos, por cuestiones de estudios y trabajo, para ser exactos a la ciudad de Phoenix Arizona.

Ahí tengo familiares, que no conocía, y con los que nunca tuve un contacto previo, llegué solo y así comencé a vivir, a los pocos días de haber llegado a Phoenix, me visitaron algunos tíos y primos que viven ahí, como es normal en ese tipo de casos, todo eran consejos, platicas aburridas sobre la familia y sonrisas por mero compromiso.

Luego de los abrazos y el protocolo, un primo me dio un consejo que aún recuerdo y de vez en cuando utilizo en situaciones especiales.

“Nunca te dejes de nadie”, eso en resumidas cuentas fue lo que me aconsejó, añadiéndole a esta frase algo como lo siguiente: “cuídate de los pinches gringos, son bien racistas los hijos de la chingada, pero aguas con los Indios, esos weyes son bien atascados, aunque la verdad los que son mas culeros son los negros, cuidado con esos cabrones”.

Mientras la parrillada que estábamos teniendo en el jardín de la casa acompañada de unas cervezas continuaba, mi primo aprovechaba cualquier oportunidad para recordarme el consejo, pero él no era un primo normal, no, para nada, ni siquiera era una persona común y corriente, él era un chingón.

Luego de la reunión nos frecuentábamos en casa de ellos los fines de semana, generalmente para hacer carnes y tomar algunas cervezas mientras él y sus hermanos me contaban historias dignas de un blog aparte, pero las de él eran las que más me impresionaban, pues parecía más cabrón que el mismo superman.

Siempre me decía que hacer en caso de encontrarme en la necesidad de enfrentar a un negro, o como responderle en inglés a los indios o gringos cuando se pusieran agresivos, él tenía mil y un consejos, sabía todo lo que hay que saber en aquel país para sobrevivir y ser un cabrón.

Pero bueno, el punto de la historia que me interesa contarles, viene a continuación:

Ya llevaba yo poco mas de 1 año viviendo en EU, tenía confianza con mis primos y las reuniones eran mas amenas y frecuentes, a propósito de esto, era un sábado como a eso de las 2 p.m, estábamos en casa de mi primo planeando la parrillada del día, luego de un pequeño debate entre la carne y marca de las cervezas, nos subimos a la camioneta del primo chingón (él y yo) y nos fuimos al Ranch-Market a comprar las cosas para la reunión.

Durante la ida, mi primo me iba platicando una de sus miles historias fantásticas en Estados Unidos, mientras yo fingiendo mi cara de asombro solamente le seguía la corriente, él como siempre me iba dando consejos e insistiendo en no dejarme de nadie y siempre ponerle un alto a la gente que intentara ponerse brava conmigo.

Ya de regreso veníamos platicando de quien sabe que cosa y en la pendeja mi primo estuvo a punto de darle un Madrazo a un carro de esos p.i.m.p low rider (como este), que brincan y toda la cosa, con rines cromados, peluche en el volante y todo polarizado.

En seguida se frena mi primo al igual que el otro tipo, cuyo rostro no se notaba por el grado de oscurecimiento que tenía su ventaba.

Luego de 10 segundos de silencio, me le quedo viendo a mi primo con cara de “aplica aquí tus consejos wey”, y él, a huevo que entendió el mensaje y ni tardo ni perezoso baja el vidrio para mentarle la madre al desconocido en todos los idiomas habidos y por haber.

En mal inglés le decía que era un pendejo, mezclando palabras en español y exaltándose a propósito (para que yo viera que tan chingón era), a lo cual el otro tipo extrañamente no respondía.

Luego de 2 minutos de insultos y ambos carros en stop, el tipo baja su vidrio y deja ver su rostro más negro que el carbón, sin playera y varios tatuajes en los brazos, cadenas muy gruesas en el cuello (de esas que parecen de perro) y cara de chinga tu madre.

A mi se me hizo un nudo en los huevos y luego de sentir un poco de frio en la frente, me alegré de no estar en el lugar de mi ya calmado primo, que con voz bajita seguía gritando cosas aunque esta vez menos fuertes.

En eso abre la puerta el tipo, se baja tremendo animal como de 5 metros de altura y con los músculos de luchador de Smack Down (parecido a este) e invita a mi primo a bajarse de la camioneta, a lo cual muy PUTAMENTE mi primo hace caso omiso y como si nada avanza ignorando por completo al negro.

Justo cuando pasamos a un lado de él, agarra y patea la puerta de la camioneta (justo donde iba yo sentado), y pude darme cuenta que llevaba puestos esos zapatos de constructor típicos de los negros raperos tipo 50Cent (como estos), con los cuales sin lugar a dudas le había hecho una abolladura considerable a la puerta, a lo que de nueva cuenta mi primo PUTISIMAMENTE volvió a ignorar.

Luego de 2 cuadras le digo a mi primo: “oye wey, le metió un madrazo bien fuerte a la puerta, te dejó un desmadre”, a lo que él contestó en todo “enojado”:

– No mames, pinche negro hijo de la chingada –

Se detiene en seco y saca la cabeza por la ventana, gritando de nuevo(valientemente) insultos para él afroamericano que aún estaba parado 2 cuadras atrás haciendo señales con ambas manos y gritando en inglés cosas como “regresa aquí”, “vamos a darnos en la madre” o algo parecido.

El negro adopta una actitud retadora y comienza a caminar rápidamente hacia nosotros, mientras mi primo baja el volumen de su voz y le dice:

Solo porque no me gustan los dramas no me bajo

Luego de lo cual acelera y se mete por donde inconscientemente su putéz le indicó.

Ya más relajados y para romper el incomodo silencio que llevaba varios minutos entre nosotros, me dice:

Ya viste wey, así hay que hablarle a esos cabrones, porque si te quedas callado, luego se aprovechan“.

Moraleja amables lectores: Abrir la boca es gratis, pero una patada de un negrito pimp en la puerta, cuesta 150 dólares.

Anuncios


3 Responses to “Mi primo el chingón”

  1. If only more than 34 people could hear this!

  2. 2 Chicharou

    hermano eres un cabron apra la narrativa me cague de la risa … jajaja pinchy primo hablador … jjajajaj y joto … bueno con el pinche negrote yo hubiera echo lo mismo jajaja

  3. 3 Rubicitaaa

    jajajajajajajajajajaja no inventes aunk ya sabía el fina te juro que reí y me reí y me sigo riendo jajajajajajajajajajaja graxxx está genial¡¡ 🙂


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: