Pinches Cholos

30Oct10

Tenía 14 años, iba en primero de prepa (entré muy chico a la primaria y no fui al Kinder), luego de pasar el primer semestre y tener diferencias con el maestro de Biología, reprobé esa materia y mi castigo fue “buscar un trabajo”.

Al principio fue chingón, salía de la escuela y corría a mi trabajo (era en la empresa de un amigo de mi papá), yo aún no entiendo como llamar al puesto que ocupé, en realidad solo era de pasar herramientas y echarle “aguas” a mi supervisor cuando se fumaba sus churros de mota, ahí en pleno trabajo (donde según instalábamos accesorios para piscinas).

Salía del trabajo a las 8 de la noche y antes de irme a casa pasaba a gastar 1 peso a unos vídeo-juegos que quedaban a medio camino, lo cual era el “plus” del día y nunca podía faltar.

Estuve trabajando 2 meses sin recibir un sueldo, al principio pensé que se trataba del acuerdo entre mi papá y su amigo, lo cual a pesar de ser ojete, me parecía justo (y aunque no fuera así, no podía decir o hacer algo).

Un día, viernes de paga, todos estaban formados esperando ese sobre blanco, dado de manos del wey que medía 2 metros, ojos verdes/aceituna, güero, de unos 45 años (el patrón), yo como de costumbre estaba acomodando mis cosas y preparándome para ir a la parte divertida del día (gastar 1 peso jugando KOF), pero inesperadamente me llaman por mi nombre – a huevo, era el jefe y tenía algo para mi -, inmediatamente volteé y asombrado caminé para recoger lo que nunca esperé recibir, sin decir más agradecí con un tono bajo de voz y me perdí entre los demás para terminar con el momento tan raro.

Guardé el sobre en la bolsa de mi pantalón (no sin antes tocarlo por encima y tratar de adivinar cuanto dinero podía ser), supuse que serían 200 pesos repartido en billetes de 20, total que, luego de correr por 3 o 4 cuadras (y estar seguro que no me vería el patrón o compañeros de trabajo) me senté en la banqueta, abrí el sobre, y conté lo que en ese momento era la mayor cantidad de dinero que me había podido ganar con mi esfuerzo, y si, nunca esperé ver tal cantidad, pues, eran 1000 pesotes, que esos tiempos alcanzaban fácil para comprar una pistola de municiones, un par de pantalones y unas playeras, unos tenis de aire, 5 sesiones de sexo con prostitutas, o un chingo de pendejaditas en la escuela.

Total que mi emoción por salir del trabajo + el hecho de haber recibido un pago que no esperaba, hicieron que mis ganas por ir a los vídeo juegos fuera mayor (ahora no entiendo por qué), y a huevo, me fui volando a la maquina que jugaba de costumbre, la cual, para mi sorpresa, estaba siendo utilizada por un tipo que describiré a continuación:

– 1 metro 90 centimetros de estatura
– corpulento (no gordo, más bien flaco pero de esos que resisten los madrazos)
– cara con cicatrices por barros y aún con algunos activos (muchos en realidad)
– cabello recortado tipo cholo (con colita y toda la cosa)
– vestimenta de cholo (pantalones flojos y amplios, tenis adidas “concha”, playera blanca con camisa de cuadros encima (con solo el primer botón abrochado)
– creo que un par de tatuajes en los brazos

así como cualquiera de estos cabrones para que me entiendan -> estos

Yo con mi actitud buena onda y la emoción de ser millonario (casi), llegué y metí mi moneda, inmediatamente comencé a escoger a mis personajes y comencé a ser amable con el tipo, haciendo comentarios medios pendejos tipicos de cuando estás jugando maquinitas, como “ya me se el doble de iori”, “¿sabes sacar a los “locos”? y pendejadas relacionadas al juego (The King of Fighters).

Total que, comenzamos a jugar, luego de un rato, LE GANÉ, ahora que recuerdo, creo que ni atención puse al juego, solo bloqueé mi mente y me puse a pensar en el montón de pendejadas que iba a comprar con mi dinero y las novias y amigos que haría.

El tipo se quedó parado a mi lado, y luego de un par de minutos y con voz de alcoholico y tipo cholo, me dijo: “regresame mi dinero”, a lo cual respondí pendejadamente ¿Cual?, él hizo ojos de loco y advirtió: “no te hagas pendejo, dame mis cincuenta centavos, ¿por qué me mataste?”, yo pendejamente otra vez, le dije: “wey, pero es un juego, mira, si quieres te dejo mi crédito”.

A huevo que el no quiso, se puso pendejo y luego de estar 20 segundos discutiendo, metió su mano en mi bolsa, sacó el sobre y se lo llevó.

Pinche vida injusta hija de la chingada, si ese puto no hubiera hecho eso, posiblemente yo ahora podría ser dueño de telmex, socio de bill gates o dueño de Apple, sepa la chingada, igual y tendría más amigos o no habría guerra en tantos pinches paises, pero NO, el cabrón me robó y, yo, me quedé como pendejo mirando, no pedí ayuda, no hablé, solo me quedé en stop mirando como se perdia a la distancia.

Luego de un rato, volví a la realidad, caminé a casa y entendí que todo lo del dinero lo había imaginado, y los planes y tonterías que supuestamente compraría, se esfumaron, dejando a su paso, molestia y sentido de culpa por ser tan pendejo.

Es por eso y otras cosas, que odio a los cholos.

Moraleja queridos lectores: Para desquitarme eché de cabeza al puto que fumaba mota en el trabajo, y a huevo que lo corrieron

Anuncios


3 Responses to “Pinches Cholos”

  1. No critiques ayuda a mejorar nuestra cultura por un Oaxaca digno y soberano, recibe un cordial saludo y cuando expreses algo que sea por lo que pienses y ves. chau

  2. no mames ya superalo y no seas pendejo


  1. 1 Tweets that mention Pinches Cholos « Blue: / Mi pinche mundo -- Topsy.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: